martes, 7 de febrero de 2017

EL PARQUE GUELL - 1


EL PARQUE GUELL

Presenta muchos encantos, en forma de rincones sorprendentes y bonitas vistas, a la vez que pueden atisbarse excesos barroquistas, y recargados muy típicos de la personalidad de Gaudí: arcadas: bancos, escalinatas, estatuarias diversas, hacen pensar en un Bomarzo extravagante y simbólico, cercano a veces a una creación de ciencia - ficción. Sin embargo, el conjunto es equilibrado y severo y el visitante tiene la sensación de estar en otro mundo, lo que quizás pretendía el arquitecto.
Escalinata policromada con cascada en el centro
Gaudí transformo el paisaje circundante respetando con verdadero espíritu de artista, la vegetación existente. En 1922 muerto E. Guell y definitivamente paradas las obras el parque pasa a la propiedad municipal, preservando intactas para la posterioridad las míticas creaciones Gaudianas.
 



EL PARQUE AYER
EL BARRIO

En el entorno de una pequeña capilla erigida en las afueras de Gracia- hoy cruce Virgen de la Salud- Escorial- donde el plan de Barcelona se empieza por las primeras estribaciones de la montaña Pelada, nace en 1864, en medio de un ambiente campesino, del incipiente barrio de la Salud.
Torres de Veraneo, y algunas residenciales, construidas la mayoría por la burguesía de Gracia y barcelonesa, conviven entre casas de renombre: cal Xipreret, ca l'Alegre, can Muntaner de Dalt... A la placidez de un ambiente rural se suma la proximidad a la metrópolis.  A medida que pasa el tiempo, pero la incidencia urbana se va haciendo más patente: el trazado de la nueva carretera que sube al Carmelo borra los últimos trazados del camino de Sant Sever, iter romano que unía Barcelona con Sant Cugat.  Con facilidad de comunicación la urbanización se va comiendo acompasadamente e implacablemente, el espacio agrícola. En 1890 el trazado viario- con las calles de Olot, de Larrard y de Marianao- alcanza la hacienda de can Muntaner de Dalt, de terrenos fuertemente accidentados, ya en plena montaña.  Es esta precisamente, la finca que Eusebi Güell i Bacigalupi compra en 1895  la finca juntamente con la del Coll i Pujol, con un objetivo preciso: construir una ciudad- jardín residencial de tentadoras y modernas concepciones. Los aires, la situación de privilegio, el relieve y las posibilidades estéticas insospechadas hacían el lugar ideal de Barcelona.
                                                

Plaza Europa de Sta. Eulalia L´Hospitalet (vista desde el Parque Guell
LA FINCA
Reguardado de los vientos del norte, en la ladera meridional de una corta alineación montañosa - la montaña Pelada-paralela a la gran cordillera de Collserola la finca de can Muntaner de Dalt simulada por su configuración cóncava, una vasta pantalla solar perfectamente orientada.

A cualquier parte del declive a 150 metros de altitud media generando perspectivas insólitas sobre el marco urbano: la tupida red viaria de la ciudad es contemplada a vuelo de pájaro pero de una visión casi rasante.  A una parte el mar y Montjuïc, a menudo desbaratados, y montículos más agrestes por otra parte: desde el turó de la Rovira en la cima más distante de Sant Pere Mártir.

Bosques de encinas y robles tapizaban en tiempos históricos estos contraste montañosos como resultado un largo proceso evolutivo anterior, en parte conocido gracias a la descubierta- durante las obras del Parque en  1902, aparecen una serie de fósiles erizos, una gran tortuga y restos de huesos de un rinoceronte y de un ciervo, de unos dos millones de años de antigüedad.  Pronto la presencia humana hace que el manto vegetal desaparezca de todo. Al adquiriese la finca en el siglo pasado, solamente unos pocos árboles cultivados - como los algarrobos, celtis y oliveras, viven dispersos entre pinos fragmentados de matorrales silvestres.
Había que adaptar este marco natural - bien situado pero, hosco y maltrecho en un paraje residencial modélico.  Fue esta la tarea que se propuso Eusebio Güell.

 El sentido ecológico y medioambiental de Gaudí estaba fuera de toda duda, Prueba de ello es la imagen del pino encostrado en la pared, para evitar la posible tala.

Phalaenopsis Ilike y Leonardo Orquídeas (Orchidaceae) son una familia de plantas monocotiledóneas que se distinguen por la complejid...