jueves, 18 de agosto de 2016

El Parque de la Ciudadela - 15


EL JARDIN  (ROMANTICO)

Estética y diseño

Donde se entroncan los dos grandes paseos del Parque, el  de los álamos y el de los tilos se encuentra, casi escondido detrás de una original balaustrada, sumergida en un bosque de celtis, uno de los rincones más íntimos y acogedor de la Ciudadela: la glorieta de Carles Aribau, iniciador el siglo pasado, del resurgir de la literatura catalana. El arco hiperbólico, que más adelante sería una constante en la obra de Gaudí, aparece aquí repetido siempre nuevo, a lo largo de toda la baranda: la piedra del pedestal y el gris de la corteza de los celtis, crean a la vez un ambiente de quietud y alegría. He aquí un rincón romántico típicamente de 1.800, con la tranquilidad de que lleve dentro de sí la quietud y la alegría que el diseño respira.

 
Phytolacca dioica

De entrada hacia fuera irradia  el Jardín Romántico, exuberante de vegetación, que llega hasta la cascada y al fondo de  las quietas aguas del lago. Caminos que serpentean entre parterres, plantas irregularmente distribuidos, de aspecto, de dimensiones y de crecimiento desiguales... lugares apartados, para personas amantes del silencio y de la quietud... "Jardín, este de diseño desigual al del paseo de los Tilos-rectilíneo y geométrico o al dibujar la plaza de las Armas. Estilo divergente entre sí, opuesto casi pero integrados en un único conjunto-el Parque de la Ciudadela- a la búsqueda de una sola finalidad, común a todas las civilizaciones en la larga historia del arte de los jardines: el paraíso perdido.

 


Monumento a los Barceloneses muertos en los campos de exterminio nazi de André Fanteus

 

 

 

 






Glorieta de Carles Arbau
La vegetación.
Perennifolios y caducifolios.

 ".... Variedad de árboles, arbustos y plantas, combinados de modo que sus distintas dimensiones, su aspecto variado y hasta su desigual crecimiento presenten nuevos cuadros a cada instante..." Cuatro grandes grupos de árboles dan vida a este pensamiento- plasmado por Josep Fontsere en la memoria del proyecto del Parque- al tiempo que imprime carácter al jardín romántico: tres de estos grupos- los árboles perennifolios, las coníferas y las palmeras, de formas bien caracterizadas y desemejanza entre sí- mantienen las hojas verdes todo el año. El jardín, por lo tanto poco cambiante de fisonomía, vacío pero palpita no obstante intensamente durante las cuatro estaciones del año. Nada más la aparición anual de nuevas hojas y la sucesión ininterrumpida de flores y frutos de unos y otros llega a tener- a alterar ligeramente- la gama del verde de las cabeceras. Siempre, con matices suaves, nunca extremados. Verano e invierno, entonces, tejos, cedros, y pinos blancos- del grupo de las coníferas-, las palmeras y los laureles, cocculos o truhanas- de entre los perennifolios-, visten el jardín romántico de tonalidades dominantemente oscuras, a veces brillantes o apagadas, siempre persistentes. Plantas, por su estructura, adaptadas a los fríos suaves del invierno mediterráneo y, simultáneamente, capaces de resistir intensos periodos de sequía estival.

Un cuarto grupo de plantas dispersas, los caducifolios, desgarran el conjunto arbóreo dominante, oscuro y heterogéneo, en capas fuertemente contrastadas: calvas deshojadas en el invierno, de aspecto tierno y fresco en la primavera, con hojas dilatadas y amplias durante el verano que, acercándose los primeros fríos acaban por desprenderse absolutamente. Arboles que, reduciendo el ritmo vital y enquistándose dentro de la madera y los nudos, llegan a resistir fríos intensísimos. Irregularmente repartidas por todo el jardín ingles, en algunos lugares en cambio- como sucede en los entornos de la glorieta- se dan la mano y se enlazan entre sí: la bella acacia de tres pinchos- ejemplar único en el Parque- almez que envuelve el monumento a Aribau y con las robinias, olmos, tilos y maclures de los parterres vecinos.

 

Instauración de la fiesta del Árbol
Cuatro grupos de plantas- las que pierden la hoja, las Palmeras, las resinosas y las siempre verdes-, representantes de tres tipos de paisajes- mediterráneo, de zonas más calientes y centro europeas, de inviernos largos y fríos- fusionados por un mismo suelo: el jardín romántico, paisajes ricos en perspectivas, pero más ricos aún en formas y adaptaciones vegetales, cambiantes todo el año. Nada más el número de especies, acapara por si solo un paseo entero.


                                    

El Parque Guell 5

Más allá, un pequeño muro de contención y una valla, de tuyas, más oscuras y densas que las robinias.   La gran superficie que delimita ...