lunes, 18 de julio de 2016

El Parque de la Ciudadela - 14


El Mamut
El Mamut: no lejos de Barcelona en el término municipal de Rubi se han encontrado restos fósiles del mamut aquí representado. A Les Corts y en L`Hospitalet del Llobregat, y restos de otros especies de elefantes, parecidos que vivieron en el ámbito mediterráneo durante el pleistocè. El mamut hoy desaparecido de unos 3-4 metros de altura, tenía una piel gruesa, de unos 2 cm, recubierta de piel larga, sobre una capa adiposa de 10 cm que le permitían resistir los fríos más intensos. Los colmillos lograban fácilmente los 5 metros de longitud.

 
La vegetación.


Algas y musgos. Casuarinas, laureles y truhanas.
Los numerosos parterres irregulares, sinuosos, diferentes entre sí, que en hemiciclo descienden a la Cascada, sustentan una vegetación- mayormente arbórea y arbustiva- densa, rica en especies (treinta y dos árboles distintos) de tonalidades dominantemente oscuras como imitando nuestros bosques mediterráneos.
Casuarina Cunninghamiana Pino australiano
 

 
Algunos ejemplares llegan a sobre salir de los  tramos más altos de la escalinata y a infiltrarse hasta los bordes del estanque. Otros, mucho más menudos, no consiguen sino tapizar rocas y pedruscos en condiciones auténticamente difíciles: a veces, anegadas debajo de la espuma de la cascada pero la mayor parte del tiempo expuestos al sol y al sereno. Los más pequeños- microscópicos- se difunden y multiplican vertiginosamente en el agua estancada, la cual por su multitudinaria presencia llega a colorearse de tonos marcadamente verde oscuro. Algas y musgos no abundan solamente aquí, en la Cascada del Parque, sino en todo el país, amalgamados en la tierra o recubriendo piedras o cortezas de árboles.

 
Dos son las especies arbóreas más eminentes entorno a la Cascada: las palmeras datileras, de tronco delgado y grácil, centinelas del conjunto monumental y un bello y extraordinario ejemplar de casuarina, a la derecha- uno de  los más dignos de la ciudad- que domina, como una reina a su pueblo, no solamente a sus compañeros, mucho más pequeños y dispersos por la plaza, sino también todo el jardín romántico.

 
Quercus Polymorpha (1987)
Quien por primera vez se encuentra en presencia de un ejemplar de casuarina recibe la impresión de observar una forma de pino, aunque las hojas más largas, lánguidas y colgantes. Tan pronto se descubren los frutos - si el árbol que tiene delante es femenino- desaparecen pronto el malentendido: los pinchos de la casuarina, a diferencia de los pinos, son pequeños- de unos dos centímetros de diámetro- y esféricos. Las semillas, amarillo blanquinoso, con una prolongación alada para ser dispersadas por el viento, son recubiertas de una película grasa que al repeler el agua las mantiene a flote si caen en un río. En las regiones calurosas de donde son originarias colonizan los bordes del agua y abundan hasta en la arena de las playas. Si el que se examina es, en cambio, un ejemplar masculino- sin piñas- son entonces las hojas las que marcan las diferencias con los pinos:


efectivamente, aquello que el observador toma como hojas no son sino ramas delgadas, cortas, con numerosos entrenudos- como el tallo de las cañas de bambú- alrededor de los cuales se aprecia unas escamas, acuminadas, minúsculas que son las auténticas hojas del árbol. Los miles y miles de fajos pequeñas ramas, colgantes y elegantes, recuerdan el plumaje característico y peculiar del casuario, de origen australiano como la casuarina. (El nombre fue introducido por Linné, en 1759, en relación al casuario, la famosa ave australiana,  y en particular con su respecto a su plumaje, que guarda una cierta semejanza a las ramas desprovistas de hojas de esta especie.
 
Templete o Glorieta de 1800 con el jardín romántico al fondo
El tono global de estos árboles, oscuro y apagado que parece absorber con glotonería todos los rayos del sol que le llegan, se mezcla, en torno al nacimiento de Venus, con el verde oscuro pero más brillante y reflectante, de los árboles dominantes en este rincón del Parque: encinas, laureles y truhanas. Procedentes de ámbitos diferentes- los dos primeros de la cuenca del Mediterráneo y el tercero de China y Japón- tienen, aspectos comunes: las hojas, de dimensiones reducidas, son duras coriáceas, perfectamente protegidas contra la disecación: de margen liso las de la truhana, ondulado las del laurel e irregular y pinchoso las de la encina. Su adaptación al clima mediterráneo raya la perfección: sorprende comprobar cómo, después de unos días de heladas extremas o de un periodo inusual de sequía, las tres especies siguen dominantes, impertérritas, pero sobre todo los deshechos, colonizan el territorio.

viernes, 8 de julio de 2016

OLA DE CALOR INSOLACION (JUEGOS INFANTILES Y NIÑOS)

OLA DE CALOR INSOLACION (JUEGOS INFANTILES Y NIÑOS)  

Temperaturas tomadas por mí con TFA Laser   Radiation en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) 08/07/2016 al 08/07/2016. 
12h. Césped      Sol   32,9ºC           Sombra  24,5ºC Bellvitge

 "      Baldosas:  Sol   41,3ºC           Sombra   26,3ºC                        
Plaza Frances Macia (Sta Eulalia L'Hospitalet)
Juegos infantiles suelo de Caucho  Plaza la Pinza:
Sol  67,4ºC            Sombra    29,4ºC.
Zona Juegos infantiles: al Sol con arena gruesa       Sombra
13h. 56,3ºC                                   29,6ºC
Zona de césped     "        37,4ºC                                  23,9ºC
Juegos infantiles Plaza dels Avis:
 Sol con suelo de caucho    Sombra
71,6ºC                                 32,2ºC
Como podremos comprobar la temperatura se dispara y los niños cada vez están  más expuestos a riesgos  de un golpe de calor etc.

Los juegos infantiles cada vez necesitan estar más rodeados de árboles para así minorar los efectos del calor.  Los datos hablan por sí solos y no deberíamos ignorarlos.
La temperatura del cuerpo humano ronda los 37 grados con pequeñas variaciones normales a lo largo del día. Es nuestro cerebro el órgano que, a través del hipotálamo, controla la adaptación de nuestro organismo a la temperatura exterior.  Si el ambiente  es helado reaccionamos con temblores y vasoconstricción, de ese modo subimos la temperatura interna.  Si hace mucha calor aumenta el pulso, la sudoración y la vasodilatación y de este modo hacemos que la temperatura de nuestro cuerpo descienda.  Pero a veces nuestro mecanismo de termo regulación se ve superado por la dureza de las condiciones.  Una de las consecuencias de esos fallos es el golpe de calor.
El golpe de calor:  ocurre cuando el cuerpo se pone demasiado caliente en un periodo de  tiempo relativamente breve. Este puede ser por causa  de ejercicio o de clima caliente.  La persona puede sentirse débil, mareado o preocupado.  También puede tener dolor de cabeza o aceleramiento de los latidos del corazón, deshidratarse y orinar muy poco.
Insolación: La insolación puede ocurrir cuando el cuerpo se calienta demasiado, o puede ocurrir después de un golpe de calor.  La insolación es mucho más grave que el golpe de calor.  La insolación le puede ocasionar la muerte. La gente está insolada puede parecer confundida.  Pueden tener convulsiones o entrar en coma.  La mayoría de la gente que está insolada también tiene fiebre.
Si nos enfrentamos a una rápida exposición de temperatura exterior muy alta y no disponemos de elementos para protegernos de ella o no tenemos bastante hidratación podemos sufrir este grave cuadro llamado golpe de calor, al que son especialmente sensibles los ancianos y enfermos crónicos, pero también los bebés y en general los menores de seis años.
Las personas que realizan alguna actividad cuando hace calor y hay mucha humedad en el medio ambiente pueden sufrir mareo, desvanecimiento que requieren atención médica.  Su forma más común es ocasionada por sobreexposición al Sol, y se conoce como insolación.
Los más sensibles a los efectos del calor son los niños, ancianos, gente obesa y quienes estén tomando medicamentos.  Entre sus primeros síntomas se encuentran: mareo, dolor de cabeza, fatiga, y náuseas; El problema puede empeorar si la persona ha sufrido recientemente diarrea o vomito, situación que provoca mayor pérdida de líquidos.  Después puede presentase una bajada en la presión sanguínea, desmayos, pulso débil, pupilas dilatadas y palidez. (http://blog. ciencias-medicas).

sábado, 2 de julio de 2016



Bougainvillea glabra  (Familia: Nyctaginaceae)

Bougainvillea spectabilis (Nombre común Buganvilla)

Origen: Brasil

 Etimología: el nombre del genero está dedicado al navegante francés Louis de Bougainville.

 Existen varias especies de Buganvillas, hibridos y cultivares (variedades). Las especies más cultivadas son: Bougainvillea glabra – Bougainvillea spectabilis.

 Arbusto trepador, perennifolio y espinoso.

Ramas vigorosas que pueden alcanzar 8 metros.

Más que trepar lo que hace es apoyarse, lo que hace necesario fijar las ramas con alambres o clavos.

Hojas elípticas de 13 cm de longitud, con la base estrechada y el ápice agudo, glabras o con pubescencia esparcida.

Florece en primavera, verano y hasta principios de otoño.

En realidad, no destacan sus flores sino sus llamativas brácteas que envuelven a las verdaderas flores.

Hay varios colores: blanca, rosa, carmín, morada, amarilla, beige, etc.

Usos: puede cubrir muros, pérgolas, arcos, verjas, vallas, y tapizar un terraplén etc.

También podríamos formar un seto o[ICC1]  barrera impenetrable de buganvilla, tensando alambre acerado entre soportes fuertes y dirigiendo las plantas para cubrirlo. La estructura ha de ser realmente resistente porque un viento fuerte puede tirarla.

Puede crecer en tierra y se adapta a desarrollarse en macetas y jardineras, sin mucha dificultad, pero deberemos tener en cuenta que son plantas de raíces sensibles, y no toleran bien el trasplante, sobre todo si son ejemplares que tiene varios años.

Puede servir de planta de interior con mucha luz.

Es fácil de cultivar.

Luz: a pleno sol. Necesita mucho sol para florecer in tensamente.

Temperaturas: no tolera las heladas intensas.

Se cree que cuanto más claros sean los colores de las hojas (brácteas) son menos resistentes al frio.

Una vez que crece, se vuelve más resistente que cuando es joven, pero, aun así, sufrirá por debajo de los 4ºC.

La bougainvillea glabra “sanderiana” es una de las más resistentes al frio; posee flores con un tono azul-purpura.

En las regiones en que los fríos invernales son excesivos la planta debe retirarse, a invernaderos o bien protegerla muy bien con plásticos, por encima o tela y un acolchado en la base y si fuere necesario sobre poner a este acolchado un plástico cogido con clavos para que no llegue la lluvia a sus raíces.

En las zonas de clima suave se protege contra un muro, orientado hacia el sur, resguardada del viento.

Las heladas en sus extremos aéreos no son tan graves dado que rebrotara desde abajo otra vez en primavera.

Suelo: se adapta a cualquier tipo de terreno, siempre que no sea arcilloso, aunque prefiere los fértiles y bien drenados.

No soporta el encharcamiento.

El riego ha de ser abundante en verano y más reducido en  periodo invernal. En verano, basta con regarla cada tres días.

Es resistente a la sequía.

Abono orgánico en invierno u otoño y mineral en primavera.

Es recomendable ir atando sus ramas a medida que van creciendo para que así queden pegadas al muro o celosía.

Se dice que la Bougainvillea, cuanto más sufrida, más florida. De hecho, es habitual ver casas con jardines abandonados, llenos de hierbajos y todo seco, con una buganvillea floreciendo espectacularmente, repleta de flores.

No excederse ni con el riego ni con el abono (demasiado Nitrogeno), ya que esto puede impedir la floración. Si no florece, suspender riego y abono.

Poda: de la buganvilla.

En invierno, podar los brotes laterales dejando uno 5 centímetros sobre el tallo principal.

Obviamente, no podes los que tengan que continuar extendiendo la estructura si queremos que siga agrandándose.  

La buganvilla es una planta trepadora muy conocida por su espectacular floración. En climas cálidos, sin heladas florece prácticamente a lo largo de todo el año, incluso en invierno.

Multiplicación:

La buganvilla, suele multiplicarse por esqueje.

Esquejes de madera blanda, verdes, tomados al final del verano.

Esquejes de madera dura tomados en cualquier época del año y puestos a enraizar en arena y turba a partes iguales.


El Parque Guell 5

Más allá, un pequeño muro de contención y una valla, de tuyas, más oscuras y densas que las robinias.   La gran superficie que delimita ...