martes, 24 de febrero de 2015

EL HOMBRE Y EL JARDIN


Los estrechos lazos que unen al hombre con la naturaleza son uno de los rasgos más característicos de la evolución de nuestra sociedad.  Desde siempre, esta relación ha respondido no sólo a unas necesidades materiales, es decir, económicas, sino también a necesidades culturales.

En la Antigüedad, la importancia concedida a los jardines provenía de un arte que los orientales desarrollaron hasta la perfección. Esta habilidad constituyó, por otra parte, la base de los jardines para todas las civilizaciones. En las ciudades griegas y romanas, el jardín formaba parte del espacio habitado, igual que la casa propiamente dicha.  Durante los meses de verano, la vida doméstica se desarrollaba, tanto de día como de noche, en el patio interior.  En los países mediterráneos era conveniente refrescar y humedecer el aire que circulaba por las habitaciones.  Por eso ya se encontraban cascadas, surtidores y fuentes en los jardines.  Hoy en día, todos estos elementos son todavía típicos del acondicionamiento del jardín en los países meridionales.

Durante la Edad Media, la noción imaginaria de espacio, así como la tendencia a rechazar la realidad, no ejercieron una influencia muy favorable sobre el desarrollo de los jardines.  La distribución del espacio en los jardines se caracterizaba por su reparto geométrico y regular.   Esta imitaba casi siempre la forma común de los parterres: todos iguales.  Los elementos constitutivos de aquellos jardines carecían de estética.  Su función era exclusivamente ornamental o utilitaria, lo que determinaba también su relación  con los edificios que rodeaban.  El jardín no constituía todavía un elemento plástico en el edificio y no dependía de una manera más o menos clara de los demás elementos arquitectónicos.  En la historia del arte de los jardines, el Renacimiento fue realmente una época de <>, la vuelta a los conceptos clásico de la Antigüedad.  Las nuevas corrientes de pensamiento, que se centraban en la realidad y reflejaban el deseo del individuo de realizarse libremente y disfrutar de su existencia terrenal, provocaron también un cambio en las ideas relativas a la forma y función del jardín.  En lo sucesivo, éste no sólo formó parte de los castillos y palacios edificados en aquella época, sino que gozó también de una importancia evidente en la arquitectura de las ciudades conquistadas por la burguesía. La nobleza fue abandonado sus fortalezas, de difícil acceso, y mando edificar castillos más confortables; sus parques y jardines, a veces de gran extensión, sustituyeron a los estrechos de los alcázares, limitados por la naturaleza del terreno.  La superficie que se concedió a los jardines urbanos aumentó también de manera considerable.

El jardín, que desde el siglo  XVI hasta finales del siglo XVIII ocupaba un lugar importante en las regiones rurales, sigue formando parte de nuestro paisaje.  La belleza grandiosa de los jardines y de los parques contiguos a las mansiones señoriales, influyó para que se arreglaran los terrenos que prolongaban estas fincas, las granjas y los molinos.  Esta transposición a la esfera rural se caracterizó por una sutil adaptación al campo colindante y por cierta revisión de los principios válidos para parques y jardines señoriales, adaptándolos a la situación y las necesidades de los campesinos.

Los acontecimientos singulares de la historia económica y social de fines del siglo XVIII acarrearon también una reacción hacia el estilo característico del jardín  clásico que imperaba hasta entonces.  A la rigidez y a la mesura de la etiqueta, se opusieron de manera radical las nuevas corrientes de pensamiento, bajo la influencia de las tesis de J.J. Rousseau que proclamaban la vuelta  a la naturaleza salvaje.  Así se abrió paso una nueva estética en la historia de los jardines y, en general, del medio ambiente natural del hombre. (Gran Enciclopedia de Jardinería).

El Parque Guell 5

Más allá, un pequeño muro de contención y una valla, de tuyas, más oscuras y densas que las robinias.   La gran superficie que delimita ...