viernes, 6 de junio de 2014

LABERINTO DE HORTA BARCELONA 8


Sección E: el jardín romántico

El agua y las plantas

Los árboles y arbustos de más desarrollo - de porte elegante y envejecido- se encuentran en el jardín romántico, al fondo del foso, tapizando los abruptos taludes que los delimitan. Si bien el jardín neoclásico el paseante ha descubierto con sorpresa ejemplares excepcionales, esparcidos por aquí y allí, luciendo todos los atributos- poco frecuentes- de más de un siglo de existencia, en el jardín romántico,  en cambio dominan acaparadoramente, bien en grupos o formando pequeñas masas forestales como es el caso del denso bosquete de laureles, con tejos, encinas y robles, a la cabecera del torrente.

La configuración del terreno- cuenca natural de la recogida de agua de lluvia y de sobrantes de la cascada- suministra continuamente a los vegetales, herbáceos o leñosos, no solamente la protección física indispensable sino, más destacada aun, la fuente primordial de vida: el agua. Incluso en épocas de sequía- tan frecuentes en nuestro país- las capas más profundas del suelo se transforman en importantes reservas de este elemento inestimable tan íntimamente ligado a la subsistencia de las plantas.

Las cabeceras de laureles, tilos y tejos- con púas de robinia ailanto entre mezclados- recubren la larga y continuada sucesión de parterres en el fondo del valle.  Pronto, se reconoce los tonos suaves y dibujos de la corteza que por la forma y color de las hojas, excesivamente altas para nuestra visión.  El marrón agranatado de la corteza de los tejos- deshecha en pequeñas láminas, exfoliadas- contrasta con la superficie lisa, regularmente gris, que recubre los troncos de los laureles o con la corteza más clara, en tiras sinuosas trazadas de arriba abajo, de los tilos. 

Los taludes en cambio, son las encinas y los robles- siempre entre laureles y lentiscus- los que tienden de verde oscuro el restos del jardín romántico.  Si raras y compactas son- por lo tanto dignas de mención- las especies arbóreas silvestres que han sobrevivido a diversas consideraciones en todo el territorio barcelonés los viejos ejemplares del Laberinto, agarrados al suelo húmedo del terreno, merecen figurar con todos los honores en el catálogo de árboles históricos.
 

JARDINES, PLAZAS, JUEGOS INFANTILES Y CALLES CON ARBOLES O SIN ELLOS

DIFERENCIA DE TEMPERATURA EN GRADOS EN UNA PLAZA, JARDÍN O CALLE, CON ARBOLES O SIN ELLOS, A LA SOMBRA Y A PLENO SOL. EN L’HOSPITALET DE...