lunes, 22 de septiembre de 2014

Conservación del árbol en el medio urbano. 1


Conservación del árbol en el medio urbano.

 El árbol necesita al menos un control de riesgos al año:  es decir una revisión ocular desde la base del mismo hasta la rama más alta.

 Finalidad.
La finalidad es disminuir al mínimo posible el nivel de riesgo del arbolado de la ciudad, es decir la probabilidad de producir daños a personas o bienes por la fractura o caída de ramas o árboles y la magnitud de los mismos.

 Ámbito
Todo el arbolado de la Ciudad

 Objetivos
Los objetivos de este procedimiento es desarrollar un sistema por tal de:

-Detectar las situaciones previsibles.

-Valorar la probabilidad de producir daños y su magnitud de los mismos.

-Establecer las actuaciones más idóneas.

 Definiciones
Los accidentes por fractura y caída de ramas o arboles pueden ser previsibles o no previsibles.

Se consideran accidentes  no previsibles los que son resultado de causas de fuerza mayor (ejemplo un temporal) o los que no presentan una relación casual o causa fortuita (por ejemplo. caídas asintomáticas). Tenemos que recordar, que los arboles se pueden fracturar sin una causa aparente.

Se consideran accidentes previsibles, los que antes del  incidente

presentan indicios de peligro y no hemos actuado en consecuencia. Estos casos pueden comportar reclamaciones de responsabilidad por negligencia.

 Evaluación del nivel de riesgo
No podremos establecer valores absolutos del nivel de riesgo  del árbol o arbolado. Solo podemos comparar unos árboles con otros y ordenarlos.

 Factores que intervienen

La probabilidad de que se produzca un accidente depende de:

La especie.

La medida del mismo

El estado

La magnitud del accidente depende de:

La medida de la parte que cae

La altura de la que cae

La velocidad a la que cae

Y que debajo encuentre (diana )

 Actuaciones para disminuir el nivel de riesgo

Eliminar elementos susceptibles de producir daños

Arranque del árbol

Poda de eliminación de ramas

Disminución de la medida del árbol o rama

Reducir o cortar ramas

Reducir la altura

 Forma de trabajo
Para establecer una metodología  idónea a la  magnitud del ámbito de actuación y que nos haga viable su aplicación, se considera necesario dividir el trabajo en dos fases.

Primera fase de trabajo
Definir un criterio discriminatorio que reducirá significativamente la población de árboles que es  necesario evaluar.

 Descartamos los árboles que por evidencias no necesitamos pasar a la segunda fase.

-Muertos, senescentes o irrecuperables

-Los que con una actuación los podemos considerar normales

-Los normales

 El criterio será más fiable, si es el del técnico que lo ha llevado a cabo. Trabajaremos sobre la propia experiencia y la del equipo.

De todas formas en caso de duda pasaremos a la segunda fase.

 El objetivo de la primera fase es agrupar los ejemplares de cada tramo en las siguientes actuaciones.

 O Arrancar o cortar el árbol

O Pasar a segunda fase

O Actuar

O Mantener

 Para eso tenemos que poner en marcha un plan que en Barcelona venimos realizando desde hace unos quince años y que llamamos plan de riesgo. Y que además de la poda que se pueda llevar a cabo cada año,   un equipo de personal técnico  se dedica a realizar un estudio de árbol a árbol y lo notifica al departamento de arbolado.

Esa revisión anual del arbolado de Barcelona, no evita todos los problemas que por causas varias  puedan ocurrir durante el año, pero disminuye muchísimo los accidentes  que casualmente puedan producirse.

 

El Parque Guell 5

Más allá, un pequeño muro de contención y una valla, de tuyas, más oscuras y densas que las robinias.   La gran superficie que delimita ...