miércoles, 7 de enero de 2009

LOS ÁRBOLES DEL AMAZONAS


La de forestación del Amazonas
Los árboles del Amazonas se están haciendo cada vez más grandes, y de paso están contribuyendo a proteger la salud de nuestro planeta. Al absorber cantidades altas de dióxido de carbono (C02), uno de los principales gases contaminantes que provoca el efecto invernadero, el tamaño de estos árboles está aumentando progresivamente.

Esta es la conclusión a la que ha llegado un nuevo estudio que se ha publicado en la revista Science. Es posible, según los autores de este trabajo, que al absorber dióxido de carbono los árboles amazónicos nos estén ayudando a frenar el calentamiento de la tierra, disminuyendo el nivel excesivo de este gas que se concentra en la atmósfera.

Un equipo internacional de científicos encabezados por Oliver Philips, de la Universidad de Leeds en el Reino Unido, ha analizado aproximadamente 10.000 árboles del Amazonas.

Según sus observaciones, la abundancia de dióxido de carbono en la atmósfera ha actuado como una especie de fertilizante en los bosques de Brasil y
Centroamérica. Y a su vez, como una máscara antigás para las personas.

Los bosques tropicales del Amazonas ayudan a reducir el impacto del Cambio Climático al retirar de la atmosfera uno de los principales gases que está desencadenando el proceso del calentamiento.

Niveles de C02
Este trabajo de investigación en el que también han participado científicos de Brasil y Estados Unidos, se inicio cuando un grupo de expertos investigaba las razones por las que los niveles de dióxido de carbono no se habían incrementado tan rápidamente como estaba previsto, teniendo en cuenta los grandes incendios que habían arrasado zonas muy extensas de los bosques amazónicos durante los últimos 30 años.

Al comprobar el nivel de crecimiento que se había producido en los árboles, s los investigadores llegaron a la conclusión de que estos habían absorbido cantidades muy altas de dióxido de carbono atmosférico.

Si no fuera por este fenómeno natural de absorción, Oliver Phillips y su equipo creen que las emisiones provocadas por los incendios forestales y las fuentes industriales de contaminación hubieran generado un nivel de dióxido de carbono al menos dos veces más alto que el que existe actualmente en esta zona del planeta.

Los autores del estudio advierten que, por lo tanto, un incremento de la deforestación en el Amazonas podría eliminar un proceso natural de absorción que nos está ayudando a frenar el efecto invernadero.

En su opinión, estos árboles contribuyen de una forma muy importante a disminuir el exceso de uno de los gases contaminantes que están amenazando a nuestro planeta.

Hace unos 3.000 millones de años, las bacterias inventaron la fotosíntesis y lograron convertir el C02 en oxígeno. La acumulación de este gas durante otros 1.000 millones de años permitió un cambio de diseño: la aparición de células más complejas con núcleo y otras estructuras internas. En el segundo escalón, hace unos 540 millones de años, el oxigeno aumentó de nuevo y la evolución respondió con una segunda innovación: los seres multicelulares.
National Evolutionary Synthesis Center.

1 comentario:

Xavi dijo...

Isaac, el problema está en que se están talando millones de hectáreas en la amazonia y este pulmón verde se va apagando poco a poco.saludos y buen año.

Xavi
Banc de Dades

Jardines Joan Maragall

Jardines Joan Maragall
Vista Central de los Jardines