jueves, 9 de marzo de 2017

El Parque Guell 2


La finca


LA CIUDAD JARDIN Y ANTONIO GAUDI


La idea de crear un tejido urbano - limitado a unos pocos miles de Habitantes - con

casas unifamiliares, aisladas, rodeadas de jardines, con un centro comercial común y zonas de juegos y espacios en medio de los jardines o parques era, a final del siglo pasado, nuevo - novísimo en el mundo occidental.  Nacido y desarrollado en Inglaterra la iniciativa de ciudad - jardín pretendía encontrar en el mundo de lo habitable, la armonía, siempre anhelada, entre la ciudad y el campo.  Eusebio Güell durante sus viajes, no solamente pudo conocer los más modernos habitáculos ingleses sino valorar las más avanzadas ideas en urbanismo.  Hombre de espíritu inquieto innovador, los importa a Barcelona.  Pero, todo eso las inmejorables características de las fincas adquiridas, su extensión - reducida a 15 hectáreas - obliga a restringir el Modelo ingles a una ciudad jardín no residencial.

 

 Así nació el Parque Güell.  En 1900 se inician las obras bajo la dirección de Antonio Gaudí.  El autor del proyecto no solamente era un gran amigo de Güell su mecenas, sino el arquitecto que había demostrado dotes excepcionales en encargos anteriores: desde la primera obra del conde - los pabellones de entrada a la finca Güell de pedralbes, hoy mundialmente reconocidas y admiradas, en particular por la famosa puerta del dragón - En el palacio Güell, ahora construida, residencia urbana de la noble familia en la calle Nou de la Rambla, Era, por lo tanto,
Hombre capaz de interpretar y adaptar el concepto de ciudad - jardín en nuestra casa imprimiéndole carácter y originalidad.

  EL PROYECTO
Según el proyecto las parcelas a vender sobre unas 60, entre 1.200 y 1.400 m2 cada una y de forma triangular, se distribuían exclusivamente en áreas soleadas. La hipótesis  representaba que aproximadamente el 50% de la superficie urbanizada, reservando el otro 50%  para zona verde, incomprensible para nuestra mentalidad actual que lo que pretende es especular con los terrenos y sacar el máximo beneficio, paradójicamente solamente era edificable la sexta parte de cada solar destinado, el resto a  ajardines privados.  Se marcaba el lugar exacto de construcción y se limitaba la altura de cada chalet de libre elección de estilo-de manera que no interfiriese ni la luz ni la visión paisajística de la villa vecina. No se autorizaba, en cambio la construcción de clínicas, fondas y restaurantes ni fábricas, talleres o industrias molestas. Los servicios comunes con suministros de agua y de luz, alcantarillas y teléfonos, incluían también dos pabellones de entrada - a la conserjería (A) y la sede administrativa (B)- un mercado (C), una  capilla (D), una gran plaza pública (E) al servicio de las necesidades de la colonia, el largo muro de cierre (F) para garantizar la seguridad de los vecinos-no lejos del Parque Eusebi Güell hizo construir un cuartel de la Guardia Civil que posteriormente cedido a este cuerpo, y una red viaria (H) resulta en viaductos (H1), muros de contención (H2), escaleras, caminos y atajos. El resultado ha sido el Parque Güell que hoy conocemos uno de los intentos mundialmente con más éxito de armonización y arquitectura y naturaleza.

El Parque Guell 5

Más allá, un pequeño muro de contención y una valla, de tuyas, más oscuras y densas que las robinias.   La gran superficie que delimita ...