martes, 15 de julio de 2014

LABERINTO DE HORTA BARCELONA 9

Templete con escultura Dánae

EROS Y EL LABERINTO

Entrada: saldrás sin rodeo

El Laberinto es sencillo

No es menester el ovillo

Que dio Ariadna a Teseo.

(Inscripción grabada sobre el relieve a la entrada del Laberinto
 
 
Siete doncellas y siete mancebos, según cuenta la mitología, eran entregados periódicamente como tributo de la derrota al rey de Creta, el cual los recluía al palacio de Cnossos- suntuoso edificio construido por Dedal con intrincadas galerías, estancias, patios y corredores- con tal de satisfacer el hambre de una monstruosa criatura, el Minotaure,

 mitad hombre y mitad toro, preso a perpetuidad.  Ya no los vería nunca más. Un día, Ariadna, la hija del rey, se enamora de Teseo- héroe del Atlántico por antonomasia-,  uno De los condenados a tan horrible final.  Para ayudarlo le entrega un canutillo de hilo que el joven va desplegando al paso inacabable por habitaciones y pasos secretos.  Vencedor al fin del Minotaure, al que luchando elimina a muerte, el hilo le permite reencontrar fácilmente la salida.  Es evidente el sentido que se deduce: tenacidad y destreza vence los obstáculos hacia la liberación.  Con la razón se superan las más arduas dificultades.

La primitiva simbología del Laberinto, aunque, cambia sustancialmente a lo largo de los tiempos: del inevitable camino al reino de los muertos- como eran las construcciones funerarias egipcias, verdaderos embrollos de salas y corredores- a la viva representación del poder- caso del Laberinto de Creta-

    Laberinto (pieza central de la iconografía  del Parque)

 Adquiere, a partir del siglo XII, un significado entre mágico y esotérico que llega a transformarse en religioso: el camino hacia Dios del hombre pecador y extraviado, bien perceptible en los laberintos pintados de algunas catedrales góticas.  Seis siglos después, los laberintos- y el de Horta no era la excepción- ya no pretenden representar ni el poder ni el premio al Más Allá.  El sentido religioso y social había evolucionado hacia una concepción más alegre y pagana: un juego jocoso y   entretenido, cebo de inocentes y travesuras galantes.  El Minotaure, el monstruo, es aquí Eros, el Dios del amor, joven hermoso.  Desde el centro del Laberinto dispara- alguna vez al azar- la flecha que cambiara profundamente la vida sentimental de la persona afectada.

DISEÑO Y ESTETICA
Sección A: primer nivel.
El palacio y el jardín del boj.
El ámbito de acceso

Desde los caminos del turó hasta el paseo del Valle d' Hebrón, la finca del marqués de Alfarrás se extendía en un principio a través de la estrecha tira de terreno entre el camino de Valldaura y el torrente que pasa paralelo.  Una larga avenida central de acceso relegaba la vieja carretera de Horta con la placeta vestíbulo del palacio, hoy preservada como una reliquia histórica al bello medio de amplias y modernas zonas de aparcamientos.  Solamente un tramo corto de este antiguo paseo- el superior- con doble hilera de tilos y algún castaño de India persisten aún de pie.  Más abajo, un arco y un puente de avanzado diseño disuelve discretamente los restos de la vieja avenida con las estilizadas curvas arquitectónicas del velódromo de la ciudad y los espacios anexos.

La reja de hierro forjado de la entrada principal, apoyada sobre un largo muro reseguido de merlets, con figura, con la fachada del palacio y las salas laterales en forma de hemiciclo, un patio central, gentil y acogedor.  Es visible, desde este punto, la alta torre cilíndrica- curiosamente coronada por los mismos merlets reproducidos en el muro de la cerca- llamada" torre Subirana"

 
sólida fortificación anterior al siglo XIV con parámetros de ocho palmos de grosor por noventa y cuatro de altura que, después de más de seiscientos años de existencia, aun se mantiene arrogante.
 
 La primera casa hecha a su alrededor fue ampliada posteriormente- posiblemente hacia 1850- con dependencias de estilo árabe, libremente interpretado siguiendo el gusto de entonces.  Es probable que quede para siempre sin explicación el profundo  desacuerdo estético entre el palacio y la sobriedad y elegancia de las líneas del jardín.
El actual acceso al público circunda el palacio y accede, por detrás, a la más bella creación de la época existente en los jardines de Barcelona: el jardín del boj.    
 

 
 
 

Phalaenopsis Ilike y Leonardo Orquídeas (Orchidaceae) son una familia de plantas monocotiledóneas que se distinguen por la complejid...